Sembrando las semillas del emprendimiento junvenil

País Nicaragua
Sector de Intervención

En Nicaragua, el país más grande pero menos desarrollado del istmo centroamericano, el 50 por ciento de las personas jóvenes viven en situación de pobreza. Muchas de ellas luchan para sobrevivir en ocupaciones agrícolas, sin los conocimientos y las habilidades necesarias para producir mejores cultivos o gestionar agronegocios sostenibles y exitosos.

Los voluntarios de Cuso International Andrei Startsev y Ronald Anzoleaga, un científico de suelos y un economista, viajaron a Nicaragua para crear vínculos más estrechos entre la educación, el emprendimiento y la agricultura. Colaboraron con la Universidad Católica del Trópico Seco (UCATSE), ubicada en el Corredor Seco de Nicaragua, un área donde las condiciones climáticas variables, tales como la sequía, destruyen con demasiada frecuencia las cosechas de maíz, frijoles y sorgo.

“Estamos aquí para apoyar a la universidad en sus esfuerzos por promover la innovación agrícola y por asegurar que las y los egresados estén comprometidos con contribuir de manera positiva y duradera al desarrollo de la agricultura y agroindustria en Nicaragua”, señala Ronald, quien es oriundo de Cochabamba, Bolivia.

A través de una serie de talleres participativos, Ronald fortaleció las capacidades de los docentes para implementar estrategias de enseñanza orientadas al desarrollo de competencias empresariales y de aptitudes sociales como el trabajo en equipo y el liderazgo. Con su ayuda, los docentes desarrollaron un plan de negocios para una planta procesadora de leche recientemente inaugurada, que proporcionará a la UCATSE ingresos adicionales para apoyar la investigación y un lugar donde las y los alumnos puedan adquirir valiosa experiencia práctica.

“La mayoría de nuestros alumnos creen que graduación es sinónimo de búsqueda de empleo y queremos mostrarles que existen otras opciones”, dice el profesor Allan Silva, quien dicta el nuevo curso sobre agronegocios de la UCATSE.

“Ahora, cuentan con las herramientas y las habilidades necesarias para emprender o mejorar un negocio existente y crear empleo”.

Durante su puesto de voluntariado, Ronald también desarrolló un plan para establecer cuatro ferias agrícolas anuales. En estas ferias, los docentes y sus alumnos promocionarán y exhibirán nuevos productos y servicios, así como difundirán los resultados de sus proyectos e investigaciones.

“Será una importante contribución porque nuestro mayor recurso, la juventud nicaragüense, tiene mucho potencial de innovación que no está siendo aprovechado”, añade el profesor Silva.

“Ahora cuentan con las habilidades necesarias para emprender.”

Uno de los productos que será presentado en la próxima feria es una desgranadora de maíz que permite ahorrar tiempo y trabajo. Fue construida íntegramente con materiales reciclados por las y los alumnos de la UCATSE.

Andrei, de nacionalidad ruso-canadiense, está prestando apoyo adicional a la universidad con su vasta experiencia y conocimientos en ciencias del suelo. Capacitó a los docentes sobre el análisis de suelos para la agricultura y ayudó a crear e instalar el laboratorio de suelos de la universidad. Los suelos tienen particular importancia en el norte de Nicaragua, donde las sequías son recurrentes y dan lugar a campos amarillos, tierras secas y agrietadas, pérdidas de cosechas – y el hambre.

“Con el apoyo de Andrei, desarrollamos mapas de suelos para la granja y el centro de investigación de la universidad. Esto nos ha permitido determinar cuál es el mejor tipo de pastos para las vacas. Mejores pastos equivalen a mejor concentrado, lo que a la vez equivale a mejores vacas, mejor leche y mayores ingresos”, señala el profesor David Vallejos.

El laboratorio de suelos es único en su género; no hay otro que proporcione servicios de análisis de suelos profesionales y de bajo costo a las y los pequeños productores del Corredor Seco de Nicaragua. El análisis de suelos es una herramienta eficaz y práctica que sirve para incrementar la salud de los suelos y mejorar la seguridad alimentaria y de ingresos de la población rural.

“Las y los pequeños productores pueden acceder a este tipo de soluciones y a nuestro laboratorio mediante el programa de extensión de la universidad”, agrega el profesor Vallejos. “Y así es como la innovación y el emprendimiento van de la mano para resolver problemas reales en el sector agrícola”.